CREDO DEL ACOMPAÑAMIENTO LASALLISTA

En un ambiente fraterno y estimulante, y, gracias al aporte de los Hermanos participantes y organizadores de la 1ra Experiencia de Formación Permanente “  , hemos profundizado en el tema de “Acompañamiento” según nuestra propia identidad como Hermanos al servicio de los niños y jóvenes que nos ha confiado el Señor. Esta reflexión nos ha inducido a confrontar nuestra propia experiencia de acompañamiento y a intentar “nacer de nuevo” en la práctica del mismo.

Descubrimos que el acompañamiento, hunde sus raíces en la doctrina de San Juan Bautista De La Salle y se expresa en el cuidado de unos por otros. Hoy se encuentra enriquecido por elementos profesionales y espirituales, resultando esencial de nuestra vocación, para vivir la espiritualidad y la asociación lasallista. 

Ante esto presentamos nuestras siguientes convicciones y compromisos: 

  • 1
    Creemos que Dios, Trino y Uno, nos ha creado a su imagen y semejanza y nos acompaña con bondad cada día, de manera personal y comunitaria para ser su presencia y signo de su cercanía entre todo el género humano; entre los Hermanos, nos mueve a responsabilizarnos unos de otros; escucharnos; corregirnos; animarnos y orar unos por otros.
  • 2
    Creemos que Jesús, al hacerse hombre, nos hermana y enseña el valor del acompañamiento; y, en su seguimiento como Hermanos De La Salle, nos dispone a ser mediadores de su acompañamiento para que lo asumamos con humildad, espíritu de fe y confianza.
  • 3
    Creemos que el Espíritu Santo está siempre a nuestro lado y, como expresión de su Amor incondicional, nos habla con su inspiración, en los acontecimientos y en la voz de nuestros Hermanos para impulsarnos a acompañar a otros con nuestra presencia, escucha, atención y servicio.
  • 4
    Creemos que el discernimiento y el conocimiento de uno mismo mediante una mirada introspectiva son necesarios para realizar eficaz y sincero acompañamiento.
  • 5
    Creemos que juntos y asociados, acompañándonos como Hermanos, la Comunidad se revitaliza y es signo de amor en la unidad y permite abrir nuestras puertas a los jóvenes que quieren seguir a Jesús como Hermanos De La Salle y a otros lasallistas.
  • 6
    Creemos que Dios nos elige, nos consagra y nos acompaña en la Misión que nos ha confiado.
  • 7
    Creemos que Dios nos llama a estar atentos a las necesidades de los pobres; a discernir juntos Su voluntad; a dar las respuestas efectivas, dispuestos a acompañarlos, a ejemplo de San Juan Bautista De La Salle.
  • 8
    Creemos que sólo a partir de una vida espiritual profunda podemos discernir juntos y ser verdaderos “Ángeles Custodios” que acompañan a niños y jóvenes en sus gozos, en su dolor, en la realización de sus proyectos vitales, especialmente con aquellos situados más allá de las fronteras.
  • 9
    Creemos que el acompañamiento a la Familia Lasallista es garante de la Fraternidad y la Asociación para la Misión.
  • 10
    Creemos que el compromiso de acompañar a quienes comparten con nosotros el Carisma y la Misión nos exige valorar su vocación particular.
  • 11
    Creemos que el Espíritu nos acompaña en continuo Pentecostés para crear con fe y esperanza comunidades educativas creíbles en donde todos, Hermanos y otros Lasallistas, caminamos juntos y por asociación.
  • 12
    Creemos que en nuestra misión de acompañar, la Santísima Virgen María, San Juan Bautista De La Salle, los Santos y Beatos Lasallistas y los Hermanos que nos han precedido, son modelo nuestro y nos animan e interceden por nosotros.

Conoce la nota completa del MODELO DE FORMACIÓN PERMANENTE  “Nacer de nuevo”.