Criterios de Identidad

Queridos lasallistas,

El 45º Capítulo General, en su propuesta 13, solicitó “una serie de Criterios que ayuden a incrementar el grado de pertenencia a la Red de obras lasallistas”, y que aseguraran la vitalidad del compromiso corporativo de los lasalianos.

Esta propuesta capitular se complementa con otras propuestas e iniciativas. Es por ello que los Criterios de Identidad para la Vitalidad de las Obras Educativas Lasallistas deben comprenderse como parte de una unidad formada por: la Declaración de la Misión Educativa Lasallista, las recientes orientaciones de formación para la misión y las orientaciones sobre la Asociación. En su conjunto, estos documentos y orientaciones desean impulsar la misión, a partir de educadores vocacionados asociados en comunidades educativas.

Los Criterios de Identidad recuperan las pautas dadas por el 45º Capítulo General y la experiencia de varios distritos que cuentan con Criterios semejantes como son los distritos de: Francia, ARLEP, DENA, Midwest, San Francisco New Orleans, Brasil-Chile, Centroamérica-Panamá, Gran Bretaña-Irlanda-Malta, el Modelo interdistrital de México Norte y Antillas-México Sur o el Modelo de la Región PARC.

Por otra parte, también se fundamentan en el estudio de Hermanos que han publicado las características del estilo pedagógico lasallista tales como: Saturnino Gallego, John Johnston, Yves Poutet, Luke Salm, Jack Curran y más recientemente, Léon Lauraire, Pedro Chico, Edgard Hengemüle y George Van Grieken.

Además de distinguir los Criterios de Identidad el documento ofrece dos metodologías para su uso. Estas metodologías se han aplicado en obras de las 5 Regiones del Instituto sea en entorno urbano, semiurbano o rural; en centros de educación primaria, secundaria y terciaria; en comunidades educativas donde hay Hermanos y en otras donde no los hay; y con poblaciones menores de 1000 alumnos por lo que se espera que el documento sea de gran ayuda.

En todas las aplicaciones la experiencia ha sido muy positiva por lo que puedo destacar algunas bondades como:

  1. la posibilidad de fortalecer una cultura de mejora continua desde la óptica de la identidad y vitalidad;
  2. la vigilancia responsable de cada obra por cuidar la herencia lasallista;
  3. la flexibilidad para adaptar expresiones;
  4. la oportunidad de incorporar otros elementos (criterios);
  5. la sencillez y facilidad del uso del material.

El documento contiene un encuadre en el que se hace referencia a nuestros orígenes, a la red lasallista actual, a nuestros valores esenciales (fe, fraternidad y servicio), a la visión del educador vocacionado, así como a algunos elementos pedagógicos. Cuenta, además, con 27 Criterios organizados en 6 áreas: Respuesta a las Necesidades, Comunidad Educativa, Acompañamiento, Referencia Histórica, Cultura de Calidad y Gestión Estratégica.

Cada una de estas áreas agrupa varios temas que, vistos a profundidad, pueden ser:

  1. Base de reflexiones sistematizadas,
  2. Fuente de un conjunto de seminarios,
  3. Temas de un programa de formación lasallista

De esta forma, estos temas, acompañados por actividades y dinámicas pertinentes, pueden convertirse en experiencias lasallistas muy significativas.

En fin, aprovecho esta oportunidad para reconocer el valioso trabajo del Consejo Internacional de Asociación y Misión Educativa Lasallista (CIAMEL), de los expertos y revisores, así como a las Comunidades Educativas y Consejos de la Misión que han participado en la elaboración de este documento.

También agradezco la participación, compromiso y testimonio de las personas y grupos de Filipinas, Hong Kong, India, Colombo, Kenia, Etiopía, Costa de Marfil, Rwanda, Burkina Faso, Italia, Francia, España, Inglaterra, Rumanía, Austria, Bélgica, Estados Unidos, México, Colombia, Brasil, Bolivia, Chile y Argentina que han contribuido a este trabajo.

En medio de una emergencia sanitaria y en una crisis económica causada por el Covid-19 ¿no es conveniente reiterar nuestra fe en la fuerza educativa de una comunidad conformada por educadores vocacionados? ¿No estamos llamados a seguir respondiendo con creatividad a los grandes desafíos educativos, a seguir evangelizando la cultura, a promover la solidaridad teniendo como preferencia a los más pobres?

Queridos lasallistas, estamos llamados a reinventar la educación tal como lo hicieron en otras épocas otros grandes lasallistas… seamos los protagonistas que nuestra generación necesita.

Fraternalmente,

H. Nestor Anaya
Secretario de Misión Educativa