¿Cómo ser misionero desde dentro?

Las misiones que llevamos a cabo en Semana Santa son consideradas por la Iglesia como “Misiones Ad Gentes”, es decir, se trata de ir hacia fuera, hacia las personas, a otro estado y  quien puede a otro país a evangelizar. Sin embargo, por las circunstancias que vivimos estamos llamados a ser Misioneros hacia adentro, ¿dentro de dónde o de qué?, dentro de una familia y comunidad específicas . 

Hoy más que nunca, vale la pena hacer a un lado la frase: “Nadie es profeta en su tierra”, porque  son las acciones las que hablan más que las palabras. Precisamente a ello te invitamos en esta experiencia  sin igual de ser misionero que se presenta como un desafío; Hacer vivo el evangelio con tus acciones. Aunque para ello tengas que vencer el miedo a que digan que eres  “moch@” (santurrón-a), come santos, más papista que el Papa, fanátic@ …Lo que importa es que trates de vivir la Semana Santa al máximo, pero al calor del Hogar, sin forzar a nadie, recuerda que “Las palabras convencen, pero las acciones arrastran”. Se trata de que seas un auténtico misionero .

Si aceptas este desafío, Gerardo Ramírez, Coordinador de Pastoral Universitaria de UDLS Bajío, nos da pistas para hacer más fácil esta actividad: 

a. Busca, y reflexiona catequesis que te ayuden a vivir adecuadamente este tiempo litúrgico. Algunos insumos sugeridos son:  

b. Ora. La oración, nos permite estar más en contacto con lo que realmente somos; Jesucristo mismo rezaba para sentir y hacer sentir a los demás el vínculo con el Padre amoroso. Aun en el aislamiento físico, la oración nos permitirá seguir juntos: si todos tenemos la certeza de que alguien más está orando por nosotros y nosotros al mismo tiempo estamos elevando una plegaria por los demás, será vivificante y esperanzador. Encontrar, en familia, la fuerza del Espíritu Santo por medio de la oración, nos abre sin duda, la oportunidad de entender estos tiempos difíciles, nos dará la sabiduría para dimensionar la importancia de la solidaridad y seguramente nos hará valorar lo que realmente importa. invita a tu familia a unirse a la oración. He aquí algunos insumos que pueden ayudar. 

Algunas aplicaciones para descargar en tu celular pueden ser muy útiles:

 c. Celebra, aunque no habrá celebraciones presenciales en las parroquias, puedes seguirlas en línea o darte la oportunidad de al menos escuchar y reflexionar el Evangelio del día.  

d. Convive con tu familia; al no estar acostumbrados a estar juntos todo el día, ésta podría ser una tarea complicada, pero indispensable. No podemos perder de vista que somos corresponsables de nuestro bienestar familiar. Una forma sencilla es viendo y analizando videos y películas, a partir de los cuales podemos, incluso, crear círculos de diálogo.

Canales de youtube que tocan de manera sencilla algunos temas referentes a la religión: 

Algunas películas que pueden ayudar a estar en sintonía con los valores cristianos y con este tiempo litúrgico son:

  • La pasión de Cristo (2004) 
  • El Mayor regalo (2019)
  • Ben Hur (1959) 
  • Jesús de Nazaret (1977) 
  • Los diez mandamientos (1956) 
  • Little Boy (2015) o Risen (2016) 
  • Quo Vadis? (1951) 
  • Son of God (2014) 
  • Marcelino Pan y Vino (1954) 
  • La Misión (1986) o Escarlata y Negro (1983) 
  • La Cristiada (2012) 
  • Un Dios prohibido (2013) 
  • Encontrarás dragones (2011) 
  • De dioses y de hombres (2010) 
  • I am David (2003) 
  • La última cena (2010) 
  • El Príncipe de Egipto (1998) 

e. Actúa. El punto de partida debe ser, desde luego, la responsabilidad personal y comunitaria, no perder de vista que la situación nos exige muchos cuidados para evitar contagios.  La situación nos motiva a darnos cuenta que la primera opción es aprovechar los recursos que la tecnología nos ofrece; por ejemplo, puedes compartir con tus contactos mensajes, videos, las catequesis antes sugeridas, oraciones y ligas que nos ayuden a encontrar paz y esperanza.  Es posible encontrar a alguna persona que requiere de nuestra ayuda, en nuestro entorno inmediato. En algunos casos se requerirá que sea presencial, como apoyando con despensas a personas de la tercera edad, a personas en situación vulnerable, a personas que cuidan a enfermos y ancianos o en alguna Institución, para ello hay que extremar precauciones a fin de evitar contagios, por ellos y por nosotros. 

Recuerda utilizar el #MisioneroLasallista para conocer lo que estás realizando.

INDIVISA MANENT 
Pastoral Antillas-México Sur
¡Grandes cosas son posibles!